Páginas vistas en total

domingo, 24 de octubre de 2010

Áreas Protegidas & Turismo


Entendemos por “áreas protegidas” a una porción de territorio que se incluye los siguientes rasgos: posee límites definidos, es manejada y protegida por una entidad identificable, comúnmente por alguna dependencia del gobierno y tiene establecidos objetivos de conservación que su administrador o gerencia implementa.

El “turismo”, por otro lado se puede definir en términos de una manifestación sociocultural, a través de la cual las personas “escapan” de su entorno cotidiano para visitar y conocer nuevos lugares, tener nuevas experiencias y recrearse. Como tal la actividad turística engloba una serie de posibilidades y modalidades y en el contexto de áreas protegidas converge fundamentalmente las opciones de naturaleza y cultura.

Sin embargo la clave del turismo esta en que asuma como base conceptual los principios del desarrollo sostenible. Un concepto, paralelo al de desarrollo sostenible es el de turismo sostenible.

Se acostumbra distinguir tres perspectivas en el planteamiento del desarrollo sostenible
La sostenibilidad ambiental, que debe garantizar que el desarrollo sea compatible con el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales, de la diversidad biológica y de los recursos naturales

La sostenibilidad social y cultural, que debe garantizar que el desarrollo sostenible aumente el control de los individuos sobre sus vidas, sea compatible con la cultura y los valores de las personas, y mantenga y refuerce la identidad de las comunidades.

La sostenibilidad económica, que debe garantizar que el desarrollo sea económicamente  eficiente,  beneficie  a  todos  los  agentes  de  la  región  afectada  y que los recursos sean gestionados de manera que se conserven para las generaciones futuras.

Así el concepto de desarrollo Sostenible se encuentra asentado en tres pilares o dimensiones, interdependientes: lo ambiental, lo económico y lo sociocultural, de tal modo que resulta imposible disociarlos, motivo por el cual el Turismo Sostenible los considera indistintamente.

Desde esta visión, el turismo en Áreas Protegidas debería ser por principio un turismo sostenible, el cual en la práctica se identifique con el ecoturismo. Este ultimo, involucra las siguientes características: Establece y sostiene una relación positiva con las comunidades locales; esta orientado a ser una actividad de escala reducida; compromete acciones responsables por parte de los visitantes y tour operadores; involucra minimizar la utilización de recursos no renovables; está ligado a la promoción de la participación de los pobladores locales y brinda la oportunidad de ingresos en la población rural local; involucra experiencias de aprendizaje a través de la interpretación y contribuye a la conservación de la biodiversidad y de la cultura local.

Es preciso distinguir entre la significación de ecoturismo y turismo sostenible: el concepto de ecoturismo se refiere a un segmento de la demanda dentro del conjunto de la actividad turística, mientras que los principios del turismo sostenible han de aplicarse durante el proceso de implementación de toda iniciativa o práctica turística, la planificación, comercialización, operación, ya sea turismo convencional o ecoturismo.

El turismo en áreas protegidas constituye la convergencia de intereses entre los objetivos de desarrollo turístico y los objetivos de conservación de área protegida.

Uno de los principios básicos para el desarrollo de la actividad turística en Áreas Naturales Protegidas, en cualquier parte del mundo es el que indica, que el turismo debe estar supeditado a los fines de conservación del área.

Ser consiente de esto último es clave para tener claro que se pretende con el turismo en áreas protegidas y como plantear su planificación y desarrollo.

Es así que, el turismo es parte de las estrategias de manejo de un área protegida, y el grado en el que las actividades del turismo se practican depende de la prioridad que les asignen los manejadores del área, quienes, a su vez, han de guiarse por un documento de planificación preparado con tal fin.






Referencias:

Ayuso, S. 2003. Turismo sostenible: ¿reto o ilusión?. Ecotropía.Centre d'Estudis Ambientals, Universitat Autònoma de Barcelona. http://www.ecotropia.com/d1011203.htm  
Córdoba Ordoñez, Juan; García de Fuentes, Ana; Córdoba Azcárate, Matilde. 2000. "Modernismo ambiental frente a tradición: problemas y perspectivas en el caso de la Península de Yucatán (México)". Anales de geografía de la Universidad Complutense, ISSN 0211-9803, Nº 20, 2000, pags. 235-251." 
 Epler Wood, M. 2002. Ecotourism: Principles, Practices and Policies for Sustainability. United Nations Environment Programme Division of Technology, Industry and Economics.The International Ecotourism Society. Paris.  
The Nature Conservancy. 2005. Desarrollo del Ecoturismo – Un manual para los profesionales de la conservación, Volumen 1, Segunda Edición, Arlington, Virginia, USA.

viernes, 22 de octubre de 2010

Turismo Desordenado


Teniendo en cuenta la perspectiva planteada en la primera publicación un escenario de turismo desordenado, correspondería a una visitación descontrolada al área natural protegida, la cual no se atiene a las limitaciones y regulaciones determinadas por los objetivos de manejo y conservación del área protegida, y que por ende constituye una amenaza,  cuya presión y múltiples fuentes; según su envergadura, ponen en peligro la viabilidad en el corto, mediano o largo plazo de los objetivos de conservación y fines de creación del área.


En el Perú, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP), identifica a las presiones como las perturbaciones que reducen la viabilidad de los valores biológicos y culturales de las ANP; mientras que las fuentes de presión son definidas como aquellas actividades que causan las perturbaciones o presiones.

Asimismo, el SERNANP, reconoce al Turismo Desordenado, como una de las diez más comunes amenazas a la integridad las áreas protegidas del sistema peruano de áreas protegidas, las cuales están muy relacionadas con las presiones directas de origen antrópico  que ocasionan deterioro o desaparición de los valores objeto de conservación.

•Cambio de uso del suelo (deforestación asociada a la agricultura migratoria, monocultivo en grandes extensiones)
•Cultivos ilícitos
•Tala ilegal
•Minería ilegal
•Caza furtiva
•Sobrepastoreo
•Pesca ilegal
•Desarrollo urbano no planificado
•Turismo desordenado
•Cambio climático producto de las actividades humanas

Las estrategias para mitigar las amenazas están dirigidas primordialmente a las fuentes de presión, el turismo desordenado puede verse favorecido por la falta de financiamiento para el área, lo que conlleva, poco personal, escasa planificación, posibles problemas con la zonificación; así, como pobres recursos en equipamiento y logística, asimismo este amenaza se acrecienta por la falta de participación comunitaria o un débil comité de gestión asi como una orientación demasiado comercial de la actividad, entre otras causas.




Acceso al Camino Inca - Machu Picchu

Referencias:

Amenzas en las Áreas
Naturales Protegidas .http://www.sernanp.gob.pe/sernanp/contenido.jsp?ID=109
Beni, Ma´rio Carlos. 1997. Ana´lise estrutural do turismo,. Editora Senac. Sa~o Paulo.
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. 2008. Determinación de la Capacidad de Carga en el Marco de los Limites de Cambio Aceptable para los Sitios donde se Desarrollan Actividades Ecoturisticas en los Sectores El Ruiz Y El Cisne Del Parque Nacional Natural Los Nevados.

¿Cómo se manifiesta el turismo desordenado en las áreas naturales protegidas?

La imagen actual de la mayor parte de los mercados centrales de nuestras ciudades (Ej. Lima, Piura, Chiclayo) nos recuerda la idea de desorden. Gente caminando y empujándose por todo lado, suciedad, bulla, vigilancia limitada, una autoridad que no ejerce…bueno de cierto modo cosas como estas (claro no en igual dimensión!) están pasando en algunas de nuestras áreas naturales protegidas.

En general, el turismo desordenado en las áreas protegidas se caracteriza porque:

- En muchos casos, la actividad turística se desarrolla sin planificación alguna y si existen instrumentos de planificación, estos no son aplicados adecuadamente.
- No existe información sobre capacidad de carga turística para las áreas naturales protegidas.
- Hay un exceso de visitantes que se hace más visible en ‘temporada alta’.
- La capacidad administrativa (personal, logística) para atender la demanda del área es insuficiente.
- Existe un escaso compromiso y articulación de los actores vinculados a la actividad (operadores, turistas, comunidades).
- Hay un inadecuado manejo de los impactos producidos por la actividad turística (residuos sólidos, daños a infraestructura y a la biodiversidad).

Turismo desordenado en el Valle del Colca

jueves, 21 de octubre de 2010

¿En qué áreas naturales protegidas hay turismo desordenado?


Para determinar en que áreas naturales protegidas (ANP) ocurre el turismo de una forma desordenado, lo que se hizo fue primero, de la lista oficial de áreas naturales protegidas por el estado de carácter nacional, definir en cual de ellas existe turismo. Se excluyó del análisis a las Áreas de Conservación Regional y Áreas de Conservación Privada y se analizó las 67 áreas vigentes al 18 de octubre de 2010 (SERNANP 2010).

Se determinó en este análisis preliminar que existe turismo en 38 ANP’s. Luego, se analizó si en estas 38 áreas, el turismo era desordenado, a la luz de la definición de “turismo desordenado” contenida en este blog y la experiencia de sus integrantes. Se determinó que se daba turismo desordenado en 13 ANP’s, las cuales se detallan en el Cuadro Nº 1.

Básicamente, se observa que esto sucede en aquellas áreas protegidas donde existe una masiva afluencia de turistas. La cercanía a urbes grandes puede ser un factor que determine esto, pues tres de ellas están en la periferia de Lima (Bosques de Zarate, Pantanos de Villa y Lomas de Lachay), una de Arequipa (Lagunas de Mejía) y una de Chiclayo (Bosque de Pomac). Esto crea las condiciones para un masivo flujo de gente.

Asimismo, las otras áreas protegidas donde se ha determinado que existe turismo desordenado corresponden a lugares internacionalmente conocidos como destinos turísticos en el Perú, los cuales incluyen al Manu, Huascarn, Pacaya-Samiria, Paracas, Titicaca y  Tambopata (incluido Bahuaja Sonene). En estos sitios existe una fuerte carga turística por parte de extranjeros principalmente.

Otro destino, donde se ha encontrado que existe turismo desordenado es en Machupicchu. La situación particular de este lugar se ha desarrollado como un acápite aparte.

Turistas se prestan a entrar en el PN Yanachaga Chemillen la poca afluencia
impide aun rebasar los limites de capacidad de carga 

Referencias

SERNANP. 2010. El Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado – SINANPE. http://www.sernanp.gob.pe/sernanp/contenido.jsp?ID=9 (revisado el  18 de octubre de 2010).


Cuadro Nº 1. Áreas Nturales Protegidas con presencia de turismo desordenado

 
PARQUES NACIONALES
Del Manu
Huascarán
Bahuaja Sonene

SANTUARIOS NACIONALES
Lagunas de Mejía

SANTUARIOS HISTÓRICOS
De Machupicchu
Bosque de Pomac

RESERVAS NACIONALES
De Paracas
De Lachay
Del Titicaca
Pacaya-Samiria
Tambopata

REFUGIOS DE VIDA SILVESTRE
Los Pantanos de Villa

ZONAS RESERVADAS
Bosque Zárate



miércoles, 20 de octubre de 2010

Estudio de Caso: Santuario Histórico de Machu Picchu

Santuario Historico de Machu Picchu


Sin lugar a dudas el mayor atractivo turístico del Perú es el Santuario Histórico de Machu Picchu (SHMP), ubicado en el departamento del Cusco, enclavado en una elevada montaña de exuberante vegetación amazónica. Mucha de la belleza y el encanto que rodea a Machu Picchu se debe a su espectacular entorno natural: los bosques de montaña asociado a una riquísima fauna y flora de este Santuario Histórico de Machu Picchu. 
El 8 de enero de 1981, el gobierno peruano declaró a Machu Picchu Santuario Histórico de Machu Picchu, mediante Decreto Supremo N° 021-81-AA, por la necesidad de proteger los monumentos arqueológicos, valiosos vestigios de la época prehispánica y su marco paisajístico, así como las especies de flora y fauna nativas asociadas a la región. 

Con una extensión de 32,592 hectáreas, es considerado como una de las maravillas del mundo y fue declarado Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad por la UNESCO, en 1983. 

Turismo Desordenado en Machu Picchu

La Comisión de Promoción del Perú (PromPerú) indica que la ciudad del Cusco, el SHM y/o el «circuito sur» son visitados por el 50% de los turistas que ingresan al país, mientras el informe de Monitor Company, más preciso, señaló que entre el 70% y el 75% de los turistas que llegan al Perú visitan la ciudad del Cusco y el SHM.
Varias zonas en el Cuzco han sido muy afectadas por el impacto de un turismo desordenado. Esto precisamente a raíz de las observaciones que hiciera la UNESCO en el 2000 sobre el manejo y la conservación del santuario, el cual estuvo a punto de ser incluido en la lista mundial de patrimonios en peligro. Una de las razones es que no se comprende el concepto de «gestión de capacidad de carga», por lo que este aún no es incorporado en los procesos de planificación (plan maestro, planes de sitio, planes anuales).
La sobrecarga de los visitantes durante los recorridos en la ciudadela inca y en la red de caminos inca, especialmente en temporada alta, genera grandes deterioros, además del crecimiento no planificado de los turistas (gran afluencia estacional de visitantes). Aun no se cuenta en el SHM un adecuado sistema de gestión de residuos sólidos.
En la Red del Caminos Inca, se ha detectado el siguiente problema, no se cuenta con información uniforme por parte de las unidades encargadas de su registro, cuidado y mantenimiento. Además que las instituciones no cuentan con instrumentos que orienten el uso turísticos en el SHM, a fin de asegurar la conservación de los recursos naturales en el área.




Referencia



Machu Picchu, definitivamente desbordado por el Turismo y sus impactos negativos


 

martes, 19 de octubre de 2010

Conclusiones y Recomendaciones

Conclusiones
1.  El turismo en áreas protegidas constituye la convergencia de intereses entre los objetivos de desarrollo turístico y los objetivos de conservación de área protegida.

2. El turismo desordenado no se atiene a las limitaciones y regulaciones determinadas por los objetivos de manejo y conservación del área protegida, y constituye una amenaza, cuya presión y múltiples fuentes; según su envergadura, ponen en peligro la viabilidad en el corto, mediano o largo plazo de los objetivos de conservación y fines de creación del área.

3. Ser consiente de esto último es clave para tener claro que se pretende con el turismo en áreas protegidas y como plantear su planificación y desarrollo.

4. Es así que, el turismo es parte de las estrategias de manejo de un área protegida, y el grado en el que las actividades del turismo se practican depende de la prioridad que les asignen los manejadores del área, quienes, a su vez, han de guiarse por un documento de planificación preparado con tal fin.

5. La definición de los conceptos de "turista" y "visitante" es clave para la comprensión de estas cifras.

6. La coexistencia de diversas entidades públicas con jurisdicción legal sobre el SHM dificulta la priorización de actividades para su gestión e involuntariamente, agudiza la problemática.

7. Se requiere un sistema de señalización claro y preciso; un control en tiempo real de permanencia de visitantes; trípticos con las rutas señaladas; y una reglamentación clara para el uso del sitio con fines turísticos, para evitar una sobrecarga de visitantes en diferentes sectores, en especial en los nodos críticos; máxime, si se tiene en cuenta la vulnerabilidad de la estructura donde se encuentra asentada la ciudadela.

8. Es necesario que la Unidad de Gestión realice inspecciones y supervisiones periódicas a efecto que las Agencias Prestadoras de Servicios Turísticos, Guías, Porteadores y los propios turistas, que operan o utilizan la Red de Caminos del Inca, cumplan las normas dispuestas en el Reglamento de Uso Turístico de la Red de Caminos del Inca, coordinando para el efecto con el Instituto Nacional de Cultura, Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas y Sector Turismo.

9. Machu Picchu es el principal destino turístico del Perú más 70% de los extranjeros que llegan al país, de ahí el interés en su cuidado y conservción.

Recomendaciones

1. Antes de la emisión de las licencias de operación turística y otras, deberá cautelarse que en los proyectos que se realicen en el ámbito de las ANP, se cumpla con lo estipulado en sus planes y reglamentos y que se cuente con la conformidad de sus autoridades y la poblacion local.
2. Para lograr los objetivos de conservación del SHM requiere que la jefatura incida en agilizar el saneamiento legal de este patrimonio e iniciar el proceso de valoración de los servicios ambientales. Todo ello integrado en el contexto de desarrollo local y regional.

3. Sería menester implementar una estrategia de educación, capacitación y difusión dirigida a transmitir la sensibilidad medioambiental a todas las personas involucradas, directa e indirectamente, con el SHM. La implementación de esta estrategia permitirá a la población local involucrarse en programas participativos vinculados a las labores de conservación y comprometerá a los visitantes con la preservación del SHM.

4. Es preciso aplicar en todo momento las limitaciones determinadas por las capacidades de carga especificadas para cada lugar, a fin de que no decaiga el recurso que sustenta el flujo de turistas a las ANP´s.

5. El manejo del uso turístico y recreativo de las ANP debe cumplir con las principales exigencias siguientes:

Ordenamiento en el uso del espacio a un nivel más específico que el señalado por la zonificación, a través de  los planes de sitio.

• Conciliación del uso turístico y recreativo con otros intereses y objetivos de las ANP.
• Identificación y ordenamiento del tipo de operaciones turísticas y recreativas y su desarrollo.
• Definición de las necesidades de infraestructura de servicios para las actividades turísticas y recreativas.
• Acceso de oportunidades de participación al sector privado y, preferentemente, a la poblacion local organizada.
• Definición de la capacidad de soportabilidad de visitantes a las ANP y su estacionalidad.
• Diseño del manejo de la actividad turística y recreativa en los planes turísticos y recreativos para cada área.